Cine y trabajo: ocho películas inspiradoras

El cine nos inspira en muchas ocasiones en nuestra vida diaria. Con cuántas escenas cotidianas nos hemos identificado, reído o llorado, y cuántas veces hemos deseado que nuestra vida se parecieran un poquito más a una película. Pues bien, el séptimo arte también se ha adentrado en el mundo del trabajo y nos ha contado historias de grandes luchadores, emprendedores, trabajadores de a pié que no se han rendido ante las adversidades. Estas películas nos han dejado un mensaje clave, que querer es poder. Desde Womenalia hemos seleccionado estos 8 títulos inspiradores. [Fuente original: Womenalia]

Mi película favorita de Navidad es…

Un antiguo caserón abandonado en lo alto de una colina, bañado por la nieve de la Navidad, se pierde en la escena hasta llegar a la ventana de una habitación donde una anciana cuenta a su nieta, entre suspiros de recuerdos amontonados, la historia de amor de su juventud. La banda sonora de Danny Elfman adorna este primer instante, en este clásico navideño y del cine de las últimas décadas. El joven Eduardo Manostijeras (Johnny Depp) se pierde entre la ilusión y el rechazo de los habitantes de un pequeño pueblo norteamericano. Una de esas extrañas delicias  de Tim Burton, que retrata a la perfección la extravagancia, la inocencia y la perversión humana, en un cuento repleto de escenas para recordar. El baile de Kim (Winona Ryder) bajo la lluvia helada, que cae del ángel esculpido por las prodigiosas manos de Eduardo, quedó grabado en mi retina desde mi más tierna infancia. Y desde entonces, nunca lo pude olvidar… [Fuente original: Culturamas]

 

Biopics: una vida en 35 milímetros

Los géneros cinematográficos son como un ovillo de paja que gira y gira. De vez en cuando se detienen, y repentinamente retoman su recorrido. Se pierden en el olvido, y reviven nuevamente tras un tiempo, con más presencia y fuerza que antes. Uno de estos géneros es el Biopic, o película biográfica. Una modalidad filmográfica constante en la historia desde que el cine es cine. Cuando aún no existía el sonido, ya había narraciones mudas de los ires y venires de grandes personajes de la historia. Desde el megalómano Napoleón (1927)  de Abel Gance hasta la pasionaria Juana de Arco (1928) de Carl Theodor Dreyer. Dos cintas magistrales que revolucionaron la historia de la cinematografía tal y como se conocía hasta el momento. [Fuente original: Culturamas]

La Piel que Habito y el Arte

El concepto de “lo sublime” en filosofía del arte hace referencia a aquello que nos produce tanto placer al contemplarlo que finalmente nos puede llegar a asustar. Un paisaje sublime es aquel que nos perturba de tal manera que podemos llegar a sentir dolor. Se trata del placer estético que a su vez nos inquieta o nos angustia. Lo sublime es un sentimiento antagónico que, por tanto, se acerca mucho al concepto del vértigo, aquel que representaba Hitchcock en una de sus obras maestras de 1958. La atracción-repulsión, el deseo por probar aquello que nos puede hacer sufrir.[Fuente original: Culturamas]

La Piel que Habito: lo que se esconde bajo la superficie

El otro día me senté en la butaca del cine motivada más por curiosidad que por admiración, con el fin de contemplar la nueva invención de nuestro más internacional y aclamado Pedro Almodóvar. Había escuchado acaloradas críticas cruzadas que pasaban de alzarla a lo más alto de la amalgama almodovariana, a tacharla de ridícula, grotesca e innecesaria. Tras dos horas de inquietante viaje, me levanté de aquella sala sorprendida y entusiasmada. La cinta me había gustado…Me había gustado mucho. [Fuente original: Tubequince]