Jóvenes aunque sobradamente preparados

-Where are u?

-Somewhere called La Realidad. Corredera Baja de San Pablo Street.

-I know that place! Give me 5 minuts.

Helena circulaba por las bulliciosas calles de Malasaña inmersa en los ágiles movimientos de sus dedos sobre el teclado de su Samsung Galaxy. Sin saber cómo ni por qué, se disponía a quedar con un guapo jovencito inglés del que apenas recordaba su cara y con una caterva de guiris desconocidos con unas cuantas cervezas de más.

Frente a la puerta del bar donde habían quedado, Helena frenó en seco y respiró hondo. Todavía estaba a tiempo de irse, de abandonar aquel impulso irreflexivo producto de la rabia y el despecho, más que de la atracción hacia su pretendiente. Pero sin darse cuenta ya estaba dentro. “De perdidos al río”, se dijo.

jovenes-aunque-sobradamente-preparados-2

El bar estaba atestado de gente. Tuvo que hacerse paso a codazos entre la multitud hasta que finalmente le vio. Pensaba que le costaría más reconocerle, pero allí estaba. Sin duda sus ojitos se achinaban al reír con un destello casi idéntico al de Ryan Gosling cuando miraba con cara de bobo enamorado a Rachel McAdams en el Diario de Noah. Aquel pensamiento le despertó de su letargo transitorio. ¿Semejante cursilada había brotado de su cabeza nada más ver al guiri de las croquetas? Pero si llevaba renegando de su noche loca desde el momento en que fue consciente de ello….

Se armó de valor y se acercó al grupo. Tom le dedicó una encantadora sonrisa en cuanto se percató de su presencia y le buscó un taburete para que se sentara. Dragos, un diseñador gráfico de padre rumano y madre mallorquina; Berta, una educadora social argentina; y Michael, un joven investigador del CERN con ascendencia californiana, componían la troup que acompañaba al joven de Bradford. No eran guiris descerebrados con la nariz roja y el aliento apestoso de tanto beber. Eran jóvenes cosmopolitas, cultos e inteligentes con un futuro prometedor. Sin duda, gente interesante para entablar una enriquecedora conversación.

La noche resultó divertida, estimulante, inesperada… Una suerte de spanglish de acentos varios sirvió como hilo conductor de anécdotas, preguntas e intercambios de ideas sobre la vida cultural, social y empresarial de España en comparación con el resto del mundo. Hablaron de la siesta, de los husos  horarios, del emprendimiento, de la inversión en innovación, del arte y religión… Cruzaron tópicos y no tan tópicos, rieron y bebieron… En definitiva, se divirtieron. Mientras, los ojos de Tom y Helena se encontraban durante diminutas fracciones de segundo, lo poco que ella se permitía mantener la mirada, hasta que torcía la cabeza con gesto nervioso y retomaba la conversación.

Aquella noche Helena se fue a casa sola. No quería volver a arrepentirse de tomar decisiones precipitadas. Pero cuando despidió a Tom en el umbral de su portal y cerró la puerta, su rostro dibujó una sonrisa. Por fin se iba a casa con buen sabor de boca.

Ya en la cama escribió un WhatsApp a Laura con tono conciliador. Se le había pasado la rabieta y no quería que la sangre llegara al río. Se durmió sin recibir respuesta.


PRÓLOGO

Parte I – Incubación


Anuncios

Cine y trabajo: ocho películas inspiradoras

El cine nos inspira en muchas ocasiones en nuestra vida diaria. Con cuántas escenas cotidianas nos hemos identificado, reído o llorado, y cuántas veces hemos deseado que nuestra vida se parecieran un poquito más a una película. Pues bien, el séptimo arte también se ha adentrado en el mundo del trabajo y nos ha contado historias de grandes luchadores, emprendedores, trabajadores de a pié que no se han rendido ante las adversidades. Estas películas nos han dejado un mensaje clave, que querer es poder. Desde Womenalia hemos seleccionado estos 8 títulos inspiradores. [Fuente original: Womenalia]

Tomemos las riendas de nuestro futuro, mejoremos el presente

Jerry Kaplan, famoso emprendedor del mundo digital, dijo en una ocasión: “El mejor momento para montar una empresa es cuando todo el mundo te dice que es imposible”. Detrás de estas palabras se esconde una realidad creciente que nos permite vislumbrar un futuro colorido dentro de un panorama que ahora muchos pintan en blanco y negro. Y es que innovar, emprender, creer en una idea y ponerla en práctica es, ahora más que nunca, posible.

Porque es en los momentos de incertidumbre cuando el ser humano agudiza el ingenio. Es ahora, que la seguridad se tambalea, cuando el hombre se atreve a soñar en grande y hacer realidad sus proyectos.  Porque si eliminas el miedo a fracasar sólo quedan las ganas de crear, de crecer y de aportar a esta sociedad lo que cada uno de nosotros quiere y puede ofrecer. Es cierto que para ello hay que creer en un proyecto y trabajarlo día a día, con esfuerzo e ilusión.  Y afortunadamente en nuestro país existen muchas personas con este tipo de inquietudes. Las nuevas vías de comunicación digital están sirviendo de punto de encuentro entre agentes sociales, empresariales y políticos, que permiten hacer de la suma de pequeñas fuerzas, un vehículo motor para el cambio. Las nuevas posibilidades del marketing y la comunicación digital, la democratización de productos y servicios a través de las redes sociales, la puesta en marcha de contenidos trasmedia como vía de cambio social, las posibilidades del networking  para el crecimiento empresarial… Las oportunidades se multiplican.

Tal como señala Javier Rodríguez Zapatero, CEO en Google España, “quien no vea que la revolución digital va a provocar cambios profundos en la sociedad, la gobernanza y las relaciones económicas está permitiendo que los árboles no le dejen ver el bosque”. Y es que debemos aprovechar este momento de transformación y coger las riendas de nuestro futuro, confiando en el poder de internet como sector tractor y aprovechando las posibilidades de la colaboración y la gestión óptima del talento. Womenalia, la primera red social para mujeres profesionales, quiere aportar su grano de arena con la celebración del Inspiration Day el próximo 21 de junio, un encuentro de más de 1.200 hombres y mujeres profesionales que pretende servir de inspiración para fomentar nuevas ideas y proyectos. Porque el talento existe, sólo hace falta aprovecharlo.